El día internacional de la mujer.

Actualizado: mar 12


Por Lic. Alicia Origgi




Este año se conmemoran 10 años de la muerte en Buenos Aires de María Elena Walsh, poeta, traductora, libretista, compositora, cantante y actriz, quien se constituye en la década del 60 como primera escritora argentina moderna con destinatario infantil. Quiero recordarla en este día 8 de marzo, en una faz no tan conocida, como defensora de nuestros derechos como mujeres. Nos cuesta imaginar actualmente que Germán Berdiales, uno de los más prolíficos escritores argentinos para la infancia, cuyas obras estaban presentes en los programas escolares, en su libro: Lecturas para la niña que se hace mujer, de 1957 [1]recomendara la sumisión de la mujer primero a sus padres y luego a su marido, ya que su única función era constituir una familia. Esa fue la ideología que formó a muchas generaciones femeninas, que cumplieron con sus roles asignados dentro del núcleo familiar sin revisarlos siquiera.

Esos eran los mandatos con que María Elena Walsh, nacida en 1930, se había criado. Su personalidad transgresora se manifestó desde muy chica, ya que comenzó a hacerse un camino personal por medio de la escritura. A los 15 años publicó su primer poema en la revista “El Hogar” y recibió su primera paga. Luego, a los 17, su libro de versos “Otoño imperdonable” fue premiado y recibió los elogios de muchos poetas célebres como Pablo Neruda y Juan Ramón Jiménez.

Viajó mucho en momentos en que no era sencillo hacerlo y vivió en Estados Unidos y Francia en su juventud, siempre escribiendo artículos periodísticos sobre sus viajes. En la mayoría de ellos, manifiesta una postura feminista, entrevistando y realizando la tarea intelectual de numerosas mujeres, como Lidia Gueiler, la primera mujer Presidente de Bolivia, de 1979 a 1980, la cantante Dina Rot, las escritoras Victoria Ocampo, Sara Gallardo, hasta Doris Lessing, la escritora sudafricana ganadora del Nobel, entre otras.

Siempre mantuvo la defensa de los valores humanos, del feminismo y la no violencia, a través de su literatura, de las comedias infantiles, en sus canciones para adultos y en los artículos periodísticos que escribió para los principales medios del país, en tiempos difíciles de la Argentina, cuando existía la censura en todos los medios de prensa, debido a recurrentes gobiernos militares.

En la literatura infantil el revisionismo de M.E.W. excluye las clásicas reinas malas, los príncipes galantes y las princesas bobas. En la historia de Bisa Vuela destaca el coraje de una protagonista anciana; en La Sirena y el Capitán defiende a la sirena que se salva del capitán español gracias a los animales autóctonos que la auxilian y nos hace estremecer con el canto a la no-violencia de la Pájara Pinta, viuda del pájaro Pintón. Quería que los chicos recibieran una formación donde predominara la igualdad de los sexos y la libertad. En el libro Chaucha y Palito (1977) escribe al final una autobiografía en un lenguaje sencillo donde manifiesta: “En asuntos de noviazgo todo era muy romántico mientras la chica obedeciera. La relación entre varones y muchachas no era tan franca ni igualitaria como es ahora. Desde hace un tiempo las costumbres han cambiado y van desapareciendo absurdos prejuicios que antes eran ley. A una mujer le resultaba dificilísimo –o imposible- realizar muchas actividades, por útiles y buenas que fueran, cuando el novio o el marido (si usaban gomina, peor) se oponían. ¡Y se oponían!…No es que nadie me haya prohibido escribir o cantar, pero… me lo veía venir. Y uno no puede ni debe renunciar por capricho ajeno a lo que más quiere en la vida, a aquello para lo único que sirve, lo haga bien o regular.” Con estas breves confesiones de María Elena, que casi nunca habla de su vida, podemos imaginar lo que le costó en su época romper una estructura de prejuicios muy arraigada.

En otra etapa de su vida comienza a componer canciones para adultos, escribiendo letras con intención poética y logrando una calidad desconocida para el género. Las suyas son canciones populares pero con un lenguaje diferente, cargado de alusiones, humor e ironía, pero no exento de ternura. El que tenga dudas acerca de su postura en defensa de las mujeres que consulte la letra de “La Juana”, dedicado a una mucama, “Requiem de madre”, para muchas generaciones de mujeres sacrificadas por el hogar, “Campana de palo” donde rescata a la maestra argentina del interior postergado, o “La paciencia pobrecita” que nos habla de las hermanas tejedoras del norte de nuestro país. Todas estas canciones cargadas de poesía, que están en el repertorio de muchos otros cantantes, nacionales e internacionales son una defensa del género. Durante su vida fue una luchadora con mucho coraje y una pionera en todo, defendiendo nuestra cultura y la de los niños

Como especialista en la obra de la juglaresa, fui invitada por la Fundación María Elena Walsh a través de su presidente, la señora Sara Facio, para participar en la celebración del cumpleaños número 91 de Walsh, que se realizó el 1° de febrero de este año en el Centro Cultural Kirchner. En la apertura, una jovencita de 20 años, la artista de rap Shitstem, junto con Constanza Salamanca en violín y Rosario Pascuet en violoncelo, recitó el artículo de la Revista Humor, publicado en 1980: “Sepa por qué usted es machista”. María Elena, desde algún lugar celestial, seguramente debe haber disfrutado mucho al ver que las nuevas generaciones mantienen su legado y la defensa del género.

[1] BERDIALES, Germán: Lecturas para la niña que se hace mujer, Buenos Aires, Hachette, 1957.




Blog: https://texturadeldisparate.com/91-del-nacimiento-maria-elena-walsh/


Canal de YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCOdNtNjVq32o0Hdg4Q1qlPQ

87 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo